Enfermedad de Tronco de arteria coronaria izquierda PCI vs Revascularización quirúrgica | Seguimiento 5 años SYNTAX

Enfermedad de Tronco de arteria coronaria izquierda PCI vs Revascularización quirúrgica | Seguimiento 5 años SYNTAX

La introducción de los stents fármaco-activos (DES) y los buenos resultados obtenidos han reavivado nuevamente el debate del tratamiento de tronco de coronaria izquierda no protegido: angioplastia coronaria (PCI) vs  REVASCULARIZACIÓN QUIRÚRGICA DEL MIOCARDIO (CRM). Los resultados obtenidos a los 5 años de seguimiento se han aproximado bastante. Pero la individualización del paciente es compleja

La introducción de los stents fármaco-activos (DES) y los buenos resultados obtenidos han reavivado nuevamente el debate del tratamiento de tronco de coronaria izquierda no protegido: angioplastia coronaria (PCI) vs  REVASCULARIZACIÓN QUIRÚRGICA DEL MIOCARDIO (CRM). Los resultados obtenidos a los 5 años de seguimiento se han aproximado bastante.

Pero la individualización del paciente es compleja y obedece a muchas variables, tiene que tenerse en cuenta la anatomía de las arterias coronarias (acceso, lesión de uno o más vasos), diámetro de la arteria, no todas las lesiones del tronco son similares, el pronóstico se modifica si la lesión es proximal, tercio medio o distal y si ésta compromete o no el ostium de la bifurcaciones, otras variables importantes son la función ventricular y la edad del paciente, por las comorbilidades que pueda presentar.

En los últimos años los resultados en el intervencionismo han mejorado sustancialmente apoyado por un mejor régimen antitrombótico, lo que disminuyó la incidencia de muerte súbita, otro factor importante es la reducción de la re-estenosis a menos del 10% con los nuevos diseños de plataformas y las drogas utilizadas como se reporta en los estudios: Ravel, E.Sirius, Eluten, Taxus I – IV, etc.

En el presente estudio, que es una investigación prospectiva, que llevó a formular un nuevo score, randomizado, realizado en 17 países, bajo las normas de la FDA y con seguimiento a 5 años nos dicen de una planificación adecuada y con resultados confiables, el tratamiento percutáneo se ha aproximado bastante a los resultados de la cirugía, pero todavía hay parámetros por mejorar. Las curvas de los eventos compuestos y la necesidad de hacer nuevas revascularizaciones se van diferenciando, a favor de la cirugía, a partir de los 10 y 6 meses respectivamente, diferencia que se va incrementando con el correr de los meses. Esto tiene lógica debido a que la cirugía sigue teniendo la ventaja que nos permite hacer revascularizaciones más completas. El número de pacientes  diabéticos incluidos es insuficiente y no permite sacar conclusiones. Debemos esperar los resultados de las investigaciones en curso.

Estoy cada vez más convencido que las próximas guías terapéuticas norte-americanas y europeas traerán modificaciones importantes. No dejar de lado la necesidad de informar de la forma más objetiva y completa a los pacientes sobre los resultados y complicaciones, teniendo en cuenta NUESTROS resultados quirúrgicos y los de intervención percutánea.

En casos así, el cardiólogo intervencionista en la actualidad debe enfrentarse todos los días al dilema de realizar un procedimiento en función de las recomendaciones de las guías o decidirse por la cirugía de revascularización de alto riesgo, esto cambiará pronto.

Link: http://circ.ahajournals.org/content/129/23/2388.full?sid=6c9658c8-b243-4bf2-ae93-9563b2ab1ab1
Circulation. 2014;129:2388-2394

1 comment

Posts Carousel

Deje un comentario

Registrese para comentar. Sus e-mail no será publicados

Cancel reply

1 Comment

  • José
    junio 30, 2016, 1:48 am

    Estoy internado voy a la cirugía o que tengo que hacer

    REPLY