Impacto de la reperfusión pulmonar en pacientes con embolia pulmonar de riesgo intermedio-alto

Impacto de la reperfusión pulmonar en pacientes con embolia pulmonar de riesgo intermedio-alto

El artículo “Impact of reperfusion on clinical outcomes in patients with intermediate-high risk pulmonary embolism” recientemente publicado en la prestigiosa revista Current problems in Cardiology (1), es un interesante trabajo efectuado por investigadores del Consejo Argentino de residentes de Cardiología a partir del Registro CONAREC XX Tromboembolismo pulmonar agudo en la República Argentina (2), del

El artículo “Impact of reperfusion on clinical outcomes in patients with intermediate-high risk pulmonary embolism” recientemente publicado en la prestigiosa revista Current problems in Cardiology (1), es un interesante trabajo efectuado por investigadores del Consejo Argentino de residentes de Cardiología a partir del Registro CONAREC XX Tromboembolismo pulmonar agudo en la República Argentina (2), del cual tuve el honor de formar parte.

Para introducirnos en este trabajo debemos recordar que el pronóstico del tromboembolismo de pulmón agudo (TEP) depende de su presentación clínica, con una mortalidad del 2% en pacientes normotensos, 30% en pacientes en shock y 70% en caso de paro cardiorrespiratorio, de aquí que su correcta estratificación sea primordial para establecer una adecuada terapéutica (3,4). En caso del TEP de riesgo intermedio-alto definido por la sociedad europea de cardiología, si bien no presenta inestabilidad hemodinámica, la elevación de biomarcadores cardíacos (troponina o BNP) y la disfunción del ventrículo derecho (DVD) se asocian independientemente con un aumento de la mortalidad (5-8). En este grupo de pacientes, la utilidad de la reperfusión pulmonar (RP) es aún incierta, ya que los estudios iniciales no demostraron una disminución de la mortalidad a mediano plazo, aunque datos actuales vislumbran beneficios en este sentido (9,10). El presente estudio comparó la mortalidad intrahospitalaria de pacientes con TEP de riesgo intermedio-alto en función de la RP.

En este análisis se incluyeron pacientes mayores de 18 años internados con TEP agudo de riesgo intermedio-alto, definido según la sociedad europea de cardiología (DVD, troponina ultrasensible elevada, NT ProBNP mayor a 600, y estadios III-IV del puntaje PESI o PESI > 1, pero sin descompensación hemodinámica) (5,11,12). Se evaluaron datos clínicos y de imagen, complicaciones y la mortalidad intrahospitalaria en función de la RP por cirugía, hemodinamia (líticos locales, con o sin fragmentación y aspiración) o trombolisis sistémica (TS).

En cuanto a los resultados, se incluyeron 178 casos de TEP de riesgo intermedio-alto (26% de la cohorte global), con una edad media de 65±15 años, y 42% de sexo masculino. En la tabla 1 presento las características basales de la población. Un 16% recibió RP, 89% con TS (estreptoquinasa 64% y alteplase 32%), 7% por hemodinamia y 4% cirugía (Figura 1)

Figura 1: Técnicas de reperfusión pulmonar en TEP de riesgo intermedio-alto

Los pacientes que recibieron RP presentaban mayor tasa de palpitaciones, desaturación, disnea persistente, bloqueo completo de rama derecha, P pulmonar, T negativas de V1 a V4, afectación en ambas ramas de la arteria pulmonar y DVD, sin diferencias en los valores de NT-ProBNP o troponina ultrasensible (Tabla 2)

Tabla 2: Presentación clínica inicial de los pacientes con TEP de riesgo intermedio-alto

En el análisis multivariado, la localización de trombos en ambas ramas de arterias pulmonares (OR=4.5; IC95% 1.5-13.3; p=0.006), la disnea persistente (OR=3.1; IC95% 1.19-8.06; p=0.019) y una edad menor a 70 años (OR=3.06; IC 95% 1.03-9.03; p=0.04) fueron predictores independientes de la indicación de RP en esta población. En cuanto a la evolución, se evidenció una tendencia a la reducción de la mortalidad en los pacientes con RP (3.57% vs 14%; OR 0.22; IC95% 0.02-1.76; p=0.1), sin diferencias en la tasa de sangrado total (7.14% vs 8%; p=0.8) o sangrado mayor (3.6% vs 4%; p= 0.9) (Figura 2)

Figura 2: Evolución intrahospitalaria de pacientes con TEP de riesgo intermedio-alto según RP

Los resultados anteriormente presentados son relevantes para el entendimiento del manejo de esta patología en la región. La prevalencia de TEP de riesgo intermedio-alto en esta cohorte fue elevada en relación con un sesgo de inclusión de pacientes en centros de complejidad moderada a alta. Sin embargo, es importante destacar que existen pocos estudios en la región de las Américas que hayan evaluado el pronóstico de este subgrupo de pacientes según la clasificación europea: de hecho, los estudios clásicos que analizaron la eficacia de la RP no habían considerado esta clasificación (8). Asimismo, el puntaje PESI ha sido validado en esta misma cohorte de pacientes, demostrando ser útil para la estratificación en nuestro medio (13,14).

En nuestro estudio, la RP se efectuó en el 16% de los TEP de riesgo intermedio-alto, superior al valor observado en otros estudios poblacionales como el registro brasilero EMEP (11.7%) (15) y el registro multicéntrico ICOPER (13%) (16). El método más utilizado fue la TS, con menor uso de fibrino-específicos comparado con el IPER (95%) (17). Tomando todos los tipos de RP hemos demostrado una reducción de 10 puntos porcentuales en la mortalidad intrahospitalaria, sin aumento en la tasa de sangrados totales o mayores. Si bien la diferencia en mortalidad no fue estadísticamente significativa, ello podría atribuirse al menor número de pacientes incluidos. Por otra parte, el grupo con RP tuvo una tasa de sangrado menor (7%) y mayor (3.6%) mucho más bajas que en el PEITHOS (32%) y el registro ICOPER (21%), respectivamente, y tampoco detectamos en nuestro trabajo sangrados intracraneales (9,16).

Los pacientes menores de 70 años, con desaturación y disnea persistente, o gran extensión trombótica en la tomografía recibieron RP con mayor frecuencia. Estos factores, que no son tenidos en cuenta en las escalas de estratificación, parecen influir subjetivamente en la indicación de la RP, a pesar de que los pacientes pertenecen al mismo estrato de riesgo. Esto podría atribuirse a la necesidad de aliviar la disnea persistente pero también a la disponibilidad de técnicas de reperfusión hemodinámicas más seguras y con mayor experiencia en la región. Independientemente de ello son factores a tener en cuenta a la hora de la toma de decisión de la RP cuando no existen signos incipientes de descompensación hemodinámica.

La limitación principal se basa en que se incluyeron pacientes internados en centros con residencia de cardiología y por ende mayor complejidad, además de un número insuficiente de casos para demostrar significancia estadística en la reducción de la mortalidad intrahospitalaria, aunque la tendencia sea notoria. Sin embargo, se destaca por ser el primero que describe la evolución intrahospitalaria en pacientes con TEP de riesgo intermedio-alto en función de la RP en Argentina, siendo uno de los registros más voluminosos de TEP en Latinoamérica.

Aspectos esenciales

– El pronóstico del TEP depende de su presentación clínica y su adecuada estratificación

– El beneficio de la RP aún es incierto en pacientes con TEP de riesgo intermedio-alto, pero algunos estudios mostraron beneficios

– En nuestra cohorte de pacientes con TEP de riesgo intermedio-alto, el 16% recibió RP, y la presencia de TEP bilateral, disnea persistente y edad menor de 70 años fueron predictores independientes de indicación de RP

– Hubo una tendencia de reducción de la mortalidad intrahospitalaria en pacientes que recibieron RP, sin diferencias en sangrado total o mayor. Esta diferencia apoya la indicación de RP por cualquier método, según las tendencias mundiales actuales.

Referencias bibliográficas

Bobadilla L, Scatularo CE, Antoniolli M, Lerech E, Cigalini IM, Zaidel EJ. Impact of reperfusion on clinical outcomes in patients with intermediate-high risk pulmonary embolism. Curr Probl Cardiol. 2022 Jul 3:101308. doi: 10.1016/j.cpcardiol.2022.101308.
Cigalini IM, Igolnikof DB, Scatularo CE, Jáuregui JC, Bernal MI, Aboy JM, et al. Tromboembolismo pulmonar agudo en la Argentina. Registro CONAREC XX. Rev Argent Cardiol. 2019; 87:137-45
Heit JA. The epidemiology of venous thromboembolism in the community. Arterioscler Thromb Vasc Biol. 2008;28(3):370-2
Kearon C, Akl EA, Ornelas J, Blaivas A, Jimenez D, Bounameaux H, et al. Antithrombotic Therapy for VTE Disease: CHEST Guideline and Expert Panel Report. Chest. 2016;149(2):315-52
Konstantinides SV, Meyer G, Becattini C, Bueno H, Geersing GJ, Harjola VP, et al. 2019 ESC Guidelines for the diagnosis and management of acute pulmonary embolism developed in collaboration with the European Respiratory Society (ERS): The Task Force for the diagnosis and management of acute pulmonary embolism of the European Society of Cardiology (ESC). Eur Respir J. 2019;54(3):1901647
Ubaldini J, Bilbao J. Consenso de Enfermedad Tromboembólica Aguda. Rev Argent Cardiol. 2016; 84: 74-91.
Schoepf UJ, Kucher N, Kipfmueller F, Quiroz R, Costello P, Goldhaber SZ. Right ventricular enlargement on chest computed tomography: a predictor of early death in acute pulmonary embolism.  2004;110(20):3276-80.
Van der Meer RW, Pattynama PM, van Strijen MJ, van den Berg-Huijsmans AA, Hartmann IJ, Putter H, et al. Right ventricular dysfunction and pulmonary obstruction index at helical CT: prediction of clinical outcome during 3-month follow-up in patients with acute pulmonary embolism. Radiology. 2005;235(3):798-803.
Meyer G, Vicaut E, Danays T, Agnelli G, Becattini C, Beyer-Westendorf J, et al. Fibrinolysis for patients with intermediate-risk pulmonary embolism. N Engl J Med. 2014;370(15):1402-11
Izcovich A, Criniti JM, Popoff F, Lu L, Wu J, Ageno W, et al. Thrombolytics for venous thromboembolic events: a systematic review with meta-analysis. Blood Adv. 2020;4(7):1539-53.
Donzé J, Le Gal G, Fine MJ, Roy PM, Sanchez O, Verschuren F, et al. Prospective validation of the Pulmonary Embolism Severity Index. A clinical prognostic model for pulmonary embolism. Thromb Haemost. 2008;100(5):943-8
Jiménez D, Aujesky D, Moores L, Gómez V, Lobo JL, Uresandi F, et al. Simplification of the pulmonary embolism severity index for prognostication in patients with acute symptomatic pulmonary embolism. Arch Intern Med. 2010;170(15):1383-9
Burgos LM, Scatularo CE, Cigalini IM, Jauregui JC, Bernal MI, Bonorino JM, et al. External validation of prognostic scores for in-hospital and 30-day mortality in patients with pulmonary embolism in Argentina. Medicina (B Aires). 2020;80(5):462-72
Burgos LM, Scatularo CE, Cigalini IM, Jauregui JC, Bernal MI, Bonorino JM, et al; Argentine Council of Cardiology Residents, Argentina. The addition of echocardiographic parameters to PESI risk score improves mortality prediction in patients with acute pulmonary embolism: PESI-Echo score. Eur Heart J Acute Cardiovasc Care. 2021 May 11;10(3):250-7
Volschan A, Albuquerque DC, Tura BR, Knibel M de F, Souza PC, Toscano ML. Pulmonary embolism: multicenter registry in tertiary hospitals. Embolia pulmonar: registro multicêntrico da prática clínica em hospitais terciários. Rev Bras Ter Intensiva. 2009;21(3):237-46.
Goldhaber SZ, Visani L, De Rosa M. Acute pulmonary embolism: clinical outcomes in the International Cooperative Pulmonary Embolism Registry (ICOPER).  1999;353(9162):1386-9
Casazza F, Becattini C, Bongarzoni A, Cuccia C, Roncon L, Favretto G, et al. Clinical features and short term outcomes of patients with acute pulmonary embolism. The Italian Pulmonary Embolism Registry (IPER). Thromb Res. 2012;130(6):847-52
1 comment

Posts Carousel

Deje un comentario

Registrese para comentar. Sus e-mail no será publicados

Cancel reply

1 Comment

  • Jred Hatty
    agosto 3, 2022, 6:44 pm

    I TESTED POSITIVE FOR HSV-2 A FEW MONTHS AGO.
    At first, Yes, I was devastated thinking I have an incurable STD for life. After doing hours of research I quickly realized genital herpes is a filthy parasite that just likes to hide in your body. Yes, There’s no “medical cure” but that doesn’t mean your body can’t get rid of it. I literally flush it out of my system with the help of Doctor Azuka, A natural herbal medicine which I ordered after doing some research. And now I’m HSV-2 negative, I never believed it until my doctor finally gave me the test results and behold I was HSV-2 free. I’m so glad that I found you, Doctor Azuka. Thanks so much for your goodness I’m grateful. You can also get your help from him through his
    Email } dr.azukasolutionhome@gmail.com
    WhatsApp } +2349166175418

    REPLY