La salud cardiovascular es fundamental para un embarazo saludable

La salud cardiovascular es fundamental para un embarazo saludable

El embarazo es un estadio fisiológico con implicaciones y retos médicos, psicológicos y socioculturales, que buscan que éste se presente de forma normal y con ello lograr un resultado materno-fetal satisfactorio, dadas las consecuencias familiares y sociales que implica una muerte materna1. Sin embargo, pese a que es fisiológico y necesario para nuestra subsistencia como

El embarazo es un estadio fisiológico con implicaciones y retos médicos, psicológicos y socioculturales, que buscan que éste se presente de forma normal y con ello lograr un resultado materno-fetal satisfactorio, dadas las consecuencias familiares y sociales que implica una muerte materna1. Sin embargo, pese a que es fisiológico y necesario para nuestra subsistencia como especie, el embarazo es un momento desafiante para la salud de la mujer, dado el riesgo de sufrir patologías específicas de la gestación o de empeorar patologías preexistentes2, 3.

Es bien sabido que la salud de la gestante es uno de los objetivos del desarrollo sostenible4, es decir, que se busca un descenso de los indicadores de mortalidad materna en el mundo, ya que la mayor mortalidad materna se encuentra en países con limitaciones en el desarrollo. Esto ha llevado a que la salud de la gestante sea una prioridad, lo que ha originado en nuestros países de América, el desarrollo de políticas públicas que busquen disminuir la mortalidad materna de todas las causas5. Esto ha originado que las causas obstétricas de enfermedad y mortalidad materna, como las infecciones o los sangrados obstétricos estén dejando de ser las principales causas de morbimortalidad materna, de modo que las llamadas causas indirectas, se estén posicionando como las principales causas de morbimortalidad y, por tanto, de interferir con un embarazo saludable6, 7.

La enfermedad cardiovascular, como principal causa de morbimortalidad en el mundo en la población adulta, hace que una población específica como las gestantes, no escapen de esta epidemiología global, debido a que se comparten factores de riesgo comunes a las de la población general, tales como la hipertensión arterial, diabetes mellitus , dislipidemia, obesidad, que dicho sea de paso, el embarazo en si mismo puede ser desencadenante de estas patologías, por lo tanto, es de esperar, que la enfermedad cardiaca se convierta en un factor trascendental en la salud de la mujer embarazada8. Esto ha llevado a que el número de mujeres embarazadas en riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares se esté incrementando, a tal punto, que en la actualidad se ha convertido en la principal causa de muerte materna en países desarrollados6,7, dependiendo a su vez del tipo de patología y riesgo de éstas en el embarazo9,10, lo que hace necesario un conocimiento más amplio de la prevención y manejo de la patología cardíaca en el embarazo.

Este viraje epidemiológico de muerte materna por patologías obstétricas hacia patologías cardiovasculares, hace necesario un enfoque de educación hacia la salud cardiovascular de la mujer, lo cual será de utilidad no sólo para la gestante, sino para las mujeres en general, lo cual es prioridad abordarlo, dada evidencia como las encuestas de reconocimiento de enfermedad cardiovascular en la mujer en Argentina y Colombia11,12, que han mostrado como nuestras mujeres desconocen que la enfermedad cardiovascular es la principal causa de muerte en la mujer, considerando al cáncer (especialmente el de mama) como el problema de salud más importante, por lo que es prioritario mejorar la educación y conocimientos en salud de las mujeres de nuestra región.

Volviendo al embarazo específicamente, no hay duda que si queremos que un embarazo sea saludable, se requiere que la gestante tenga una buena salud cardiovascular, no solo para sus tres trimestres de gestación, sino además, para lo que se empieza a conocer como el cuarto trimestre y la salud cardiovascular a largo plazo, ya que es claro, que las patologías cardiovasculares no afectan sólo la salud de la mujer durante el embarazo, sino que son un factor de riesgo importante y exclusivo de la mujer a futuro13. Es decir, la enfermedad cardiovascular aumenta el riesgo de complicaciones en el embarazo, pero un embarazo con factores de riesgo cardiovascular, o enfermedad cardiovascular establecida, impacta la salud de la mujer, no sólo en el embarazo, sino, además, durante el resto de la vida8,13.

Se hace por tanto, muy necesario que se tenga un enfoque preventivo, con educación al personal médico y a las pacientes, en entender las diferencias de género, comprender que hay condiciones como el aumento de la edad de las mujeres al momento de embarazarse y el mayor número de factores de riesgo cardiovascular, que están llevando a estos cambios epidemiológicos8,14. Impactar en una decisión personal de la mujer de cuando embarazarse tiene claras limitaciones, pues hace parte de su autonomía, pero sin lugar a dudas, si podemos impactar en los factores de riesgo cardiovascular, a través de una educación desde la infancia en estilos de vida saludable como ya se ha demostrado en nuestro medio15, lo cual puede disminuir la aparición de enfermedades crónicas como la hipertensión arterial, diabetes mellitus, obesidad, dislipidemia, entre otras. Así mismo, la identificación temprana y oportuna de estas patologías pueden ayudar a tenerlas adecuadamente controladas y con ello lograr mejores resultados en el embarazo; sin embargo, debemos enfatizar, que, para tener un embarazo saludable, es prioritario profundizar en las medidas de prevención, pues siempre será mejor evitar la aparición de la enfermedad, que el mejor tratamiento de la misma16.

Debemos pues insistir en que un embarazo saludable requiere sin duda un estilo de vida sano por parte de la mujer, con actividad física regular (al menos 150 minutos por semana), mantener un peso adecuado, evitar el tabaquismo, mantener una dieta saludable, adecuado tiempo de descanso, rodearse de un entorno protector y, específicamente en la mujer que desea un embarazo, tener siempre una evaluación preconcepcional, independiente de que tenga un excelente estado de salud, y más aún cuando se tiene algún tipo de enfermedad o presencia de factores de riesgo, pues esta evaluación permitirá al grupo médico tratante definir estrategias que permitan llevar el embarazo a feliz término8,16.

Esperemos lograr un crecimiento de la consciencia colectiva de la importancia de la salud cardiovascular en la mujer y que no se nos olvide que, sin duda, la salud cardiovascular es fundamental para que se logre un embarazo saludable con resultados materno-fetales satisfactorios.

Bibliografía

1.Lozano-Avendaño L, Bohóquez-Ortiz AZ, Zambrano-Plata GE. Implicaciones familiares y sociales de la muerte materna. Rev Univ Salud 2016;18(2):364-372
2.Muñoz-Ortiz E, Agudelo JF, Velásquez J, Arévalo EF. Arritmias en la paciente embarazada. Rev Colomb Cardiol 2017;24(4):388-393
3.Muñoz-Ortiz E, Gándara-Ricardo JA, Velásquez-Penagos JA, Giraldo-Ardila N, Betancur-Pizarro AM, Arévalo-Guerrero EF et al. Risk Factors for Cardiac, obstetric and Neonatal complications in patients with hart disease during pregnancy. Arch Cardiol Mex (Eng) 2020;90(2):101-107.
4.Global Strategy for Women’s, Children’s and Adolescents’ Health, 2016-2030. New York: United Nations; 2015.
5.Ministerio de salud y protección social. Resolución 3202 del 25 de julio de 2016
6.Creanga AA, Syverson C, Seed K, Callaghan WM. Pregnancy-related mortality in the United States, 2011-2013. Obstet Gynecol 2017;130(2):366-373
7.Cantwell R, Cairns A, Bunch K and Knight M on behalf of the MBRRACE-UK mental health chapter-writing group. Improving mental health care and care for women with multiple adversity. In Knight M, Bunch K, Tuffnell D, Patel R, Shakespeare J, Kotnis R, Kenyon S, Kurinczuk JJ (Eds.) on behalf of MBRRACE-UK. Saving Lives, Improving Mothers’ Care – Lessons learned to inform maternity care from the UK and Ireland Confidential Enquiries into Maternal Deaths and Morbidity 2017-19. Oxford: National Perinatal Epidemiology Unit, University of Oxford 2021: p34-51.
8.Regitz-Zagrosek V, Roos-Hesselink JW, Bauersachs J, Blomström-Lundqvist C, Cífková R, De Bonis M et al. 2018 ESC guidelines for the management of cardiovascular diseases during pregnancy. Eur Heart J 2018;39(34):3165-3241
9.Acosta-Calderon ML, Múnera-Echeverri AG, Manrique-Hernández RD, Vásquez-Trespalacios E. Desenlaces materno-fetales en embarazadas con categoría de riesgo III – IV según la Organización Mundial de la Salud en un centro de tercer nivel durante 2006 a 2017. Rev Colomb Cardiol 2020;27(4):240-249.
10.Botero D, Senior J, Velásquez J, Gándara J, Zapata M, Holguin E et al. Valitation of the CARPREG-II risk stratification model and the WHOm scale in pregnant women with heart disease. Eur Heart J 2021;42(supp1):ehab724.2900.
11.Rolandi F, Grinfeld L, Sosa-Liprandi MI, Tambussi A, Kazelian L, La Bruna MC et al. Encuesta de reconocimiento de la enfermedad cardiovascular en la mujer por la mujer. Rev Argent Cardiol 2013;81(4):329-335
12.Sociedad Colombiana de Cardiología. Capítulo Cardiología de la Mujer. Centro Nacional de Consultoría. Bogotá 2008-2017 Encuesta mujer y Enfermedad Cardiovascular 2008-2017. Disponible en: https://scc.org.co/wp-content/uploads/2021/02/CARDIOMUJER-presentacion-unificada-nov-12-2018.pdf. Consultado julio de 2022.
13.Davis MB, Arendt K, Bello NA, Brown H, Briller J, Epps K et al.Team-based care of women with cardiovascular disease from pre-conception throgh pregnancy and postpartum. J Am Coll Cardiol 2021;77(14):1763-77.
14.Muñoz-Ortiz E, Gándara-Ricardo JA, Velásquez-Penagos JA, Giraldo-Ardila N, Betancur-Pizarro AM, Arévalo-Guerrero EF, et al. Caracterización de la enfermedad cardiaca en pacientes embarazadas y desenlaces hospitalarios materno-fetales. Rev Colomb Cardiol 2020;27(5):373-379.
15.Céspedes J, Briceño G, Farkouh ME, Vedanthan R, Baxter J, Leal M et al. Targeting preschool children to promote cardiovascular health: cluster randimized trial. Am J Med 2013;126(1):27-35.
16.Visseren FLJ, Mach F, Smulders YM, Carballo D, Koskinas KC, Bäck M et al. 2021 ESC guidelines on cardiovascular disease prevention in clinical practice: developed by the task force for cardiovascular disease prevention in clinical practice with representatives on the European Society of Cardiology and 12 medical societies with the special contribution of the European Association of Preventive Cardiology (EAPC). Eur Heart J 2021;42(34):3227-3337.http://scc.org.co/comunidad/cardiologia-de-la-mujer/.consultado
1 comment

Posts Carousel

Deje un comentario

Registrese para comentar. Sus e-mail no será publicados

Cancel reply

1 Comment

  • Wagner Clerk
    julio 26, 2022, 8:48 pm

    Me faltan palabras para la increíble ganancia que me ayudó a obtener en solo una semana con la estrategia de opciones binarias. Lo siento mucho. Dudé al principio. Invertí $ 200 y gané $ 2,500 en solo una semana y seguí invirtiendo más hoy. Tengo éxito financiero. contáctelo por correo electrónico: (andersoncarlassettrade@gmail.com) whatsapp (+12522852093) Le aconsejo que no dude. Es genial.

    REPLY