Estimación de las presiones de llenado ventricular izquierdo por ecocardiografía

Estimación de las presiones de llenado ventricular izquierdo por ecocardiografía

Este estudio intenta validar con mediciones invasivas los parámetros ecográficos y clínicos que permiten estimar la presión de fin de diástole del ventrículo izquierdo (PFDVI) de acuerdo a los criterios propuestos por la Sociedad Americana de Ecocardiografía (ASE). La justificación del estudio pone de relieve que este es un problema frecuente en la practica clínica

Este estudio intenta validar con mediciones invasivas los parámetros ecográficos y clínicos que permiten estimar la presión de fin de diástole del ventrículo izquierdo (PFDVI) de acuerdo a los criterios propuestos por la Sociedad Americana de Ecocardiografía (ASE).

La justificación del estudio pone de relieve que este es un problema frecuente en la practica clínica cuando un paciente se presenta con disnea.  El problema es más difícil si pensamos que muchos pacientes con causa respiratoria de su disnea además tienen PFDVI aumentada.

En este contexto quita valor al estudio el hecho de que los pacientes que se estudiaron fueron aquellos referidos a cateterismo izquierdo y/o derecho por otras razones, no por disnea.

La evaluación clínica incluía biomarcadores y RX de tórax, junto con la signo-sintomatología típica.

Para la estimación ecográfica de la PFDVI se utilizo la guía de la ASE 2016,

considerándose las velocidades e y a por doppler tisular, E y A por doppler pulsado, el tiempo de desaceleración de la onda e y el flujo venoso pulmonar (onda S, D y A), y el volumen auricular indexado.

Se detalla la correlación entre múltiples índices derivados del eco y la PFDVI, siempre alrededor de 0,5-0,6 siempre con significación estadística.

Alrededor del 60% de los pacientes con FeyVI > o < 50 % tenían PFDVI elevada. El eco fue más eficiente en los pacientes con FeyVI < 50 %, pero igualmente lo fue en aquellos con FeyVI preservada.

La evaluación clínica de la PFDVI fue posible en el 99,6 % de los pacientes, mientras que la evaluación ecográfica fue posible en el 93,1 %.

El área bajo la curva ROC para identificar PFDVI elevada (>12 mmhg), para la evaluación clínica fue de 0,71, para la valoración ecográfica 0,87 y  para la combinación de evaluación clínica y ecográfica 0,91.

La correlación de los parámetros doppler con la PFDVI fue del 0,65, mientras que el volumen indexado de la AI fue de 0,23. Los autores remarcan que el volumen de la AI refleja como estuvo la PFDVI en el último tiempo, más que el valor actual. Probablemente represente más el grado de disfunción diastólica.

Es de destacar que el pro-BNP fue elevado en 7 pacientes con PFDVI normal, y fue < 300 en 12 pacientes con PFDVI elevada.

Con sus limitaciones el estudio muestra la utilidad del ecocardiograma para predecir la PFDVI y guiar el tratamiento. Muestra que es útil tanto en pacientes con FEYVI <  50 % y > de 50 %.

Como conclusión, podemos decir que este es un estudio que avala la utilización del doppler cardiaco para guiar el tratamiento, en un tema muy frecuente de la practica clínica como la insuficiencia cardíaca, diría que de todos los días para los que hacen urgencias. Da aval a algunos parámetros sencillos, aunque otros no tanto, pero que pueden determinarse en la cabecera del paciente, con muy aceptable certeza y sin  riesgos parta el mismo.

Posts Carousel

Deje un comentario

Registrese para comentar. Sus e-mail no será publicados

Cancel reply

Últimas noticias

TWITTER