Evaluación cardiovascular pre-participación para la prevención de muerte súbita en atletas

Evaluación cardiovascular pre-participación para la prevención de muerte súbita en atletas

El documento “Evaluación cardiovascular pre-participación para la prevención de muerte súbita en atletas” es un consenso de expertos de la Asociación Europea de Trastornos del Ritmo (European Heart Rhythm Association) cuyos coordinadores fueron los doctores Lluís Mont de España y Antonio Pelliccia de Italia.Contó con la participación de expertos en el tema de diferentes organizaciones

El documento “Evaluación cardiovascular pre-participación para la prevención de muerte súbita en atletas” es un consenso de expertos de la Asociación Europea de Trastornos del Ritmo (European Heart Rhythm Association) cuyos coordinadores fueron los doctores Lluís Mont de España y Antonio Pelliccia de Italia.Contó con la participación de expertos en el tema de diferentes organizaciones destacando para nosotros el hecho de que dentro de ellas se incluyó a la SOLAECE (Sociedad Latinoamericana de Electrofisiología y Estimulación Cardíaca).

El documento es una revisión muy completa y actualizada de todo el tema de la muerte súbita (MS) en atletas con la finalidad de establecer pautas sobre la evaluación cardiovascular de los mismos encaminada a prevenir la MS. Después de revisar la incidencia de MS en atletas (incluyendo no sólo los datos tradicionales de Italia y EUA sino también de otros países europeos como España, Dinamarca, Grecia, Alemania y Francia) se hace una revisión sucinta pero oportuna de cada una de las principales causas de MS en atletas que son, en orden de importancia: la Miocardiopatía Hipertrófica, la Displasia Arritmogénica del Ventrículo derecho y los demás síndromes hereditarios de MS incluyendo al síndrome de QT Largo, a la Taquicardia Ventricular Polimorfa Catecolaminérgica y al síndrome de Brugada. Debido a la importancia del tema los autores también repasan otras múltiples causas de MS en atletas, menos comunes pero igualmente importantes, incluyendo: las anomalías congénitas de las arterias coronarias, la preexcitación ventricular (síndrome de Wolff-Parkinson-White), el miocardio no-compactado y el síndrome de QT Corto.

Importante para nuestra región es que se abordó el tema de la enfermedad de Chagas en este contexto. En mi opinión los autores aciertan al incluir en cada una de estas entidades un apartado de “ejercicio y deporte” donde sitúan en contexto recomendaciones.

Una parte importante del documento se dedica a revisar los diferentes métodos que tenemos para realizar dicha evaluación cardiovascular, empezando por la piedra angular que es el ECG de superficie e incluyendo la prueba de esfuerzo, el Holter y los diferentes métodos de imagen. Al final los autores concluyen que el protocolo de evaluación cardiovascular en atletas debe incluir, además de la historia clínica y el examen físico, el ECG de superficie de 12 derivaciones.

Basan su recomendación en la cantidad de publicaciones donde se señala que el ECG mejora substancialmente el poder diagnóstico en la evaluación cardiovascular de atletas principalmente en casos con síndromes hereditarios de MS y de muchas miocardiopatías donde existen características específicas en el ECG que permiten sospechar o incluso establecer un  diagnóstico que puede ser tan oportuno que pudiese evitar una MS. De hecho se basan para esta recomendación en la experiencia italiana de la región del Veneto donde la implementación de un protocolo que incluye al ECG de superficie ha logrado reducir la mortalidad cardiovascular en atletas. Por supuesto que el principal obstáculo para la implementación del ECG en la evaluación masiva de atletas son los falsos positivos, hecho que puede tener consecuencias individuales y sociales muy importantes por lo que los autores recomiendan utilizar los criterios de Drexner y cols. (Br J Sports Med 2013;47:122-4). Estos criterios (“de Seattle”) son a su vez un breve documento de expertos que sirve para reconocer las desviaciones de la normalidad del ECG de superficie que tienen los atletas en el ECG y distinguir entonces lo que es normal o no en estos individuos para tomar la decisión de hacer más estudios o (viéndolo desde el otro punto de vista) para evitar realizar estudios innecesarios. El artículo es de paga a través de la compañía editorial de la revista donde se publicó pero se puede conseguir tecleando el título del mismo en el buscador de Google. Aunque estos “criterios” pueden ser considerados muy básicos para expertos en ECG, pueden ser de mucha utilidad para el resto del personal médico que pueda estar encargado de evaluar atletas.

Finalmente, en el caso del ecocardiograma u otros métodos de imagen, los autores del documento consideran que no deben ser considerados para todos los atletas sino solo en casos seleccionados y su empleo deberá ser individualizado de acuerdo al resultado de los tres pilares básicos: la historia clínica, la exploración física y el ECG.

Posts Carousel

Deje un comentario

Registrese para comentar. Sus e-mail no será publicados

Cancel reply

Últimas noticias


TWITTER