Patrones de anticoagulación en pacientes con cáncer y fibrilación o aleteo auricular

Patrones de anticoagulación en pacientes con cáncer y fibrilación o aleteo auricular

La fibrilación auricular (FA) es una complicación común en los pacientes con cáncer, sin embargo, las estrategias de tratamiento no están bien establecidas. El objetivo de este estudio de cohorte retrospectivo fue evaluar los patrones de anticoagulación en pacientes con cáncer y FA o aleteo auricular basado en el riesgo de embolia y sangrado. En

La fibrilación auricular (FA) es una complicación común en los pacientes con cáncer, sin embargo, las estrategias de tratamiento no están bien establecidas.

El objetivo de este estudio de cohorte retrospectivo fue evaluar los patrones de anticoagulación en pacientes con cáncer y FA o aleteo auricular basado en el riesgo de embolia y sangrado.

En aquellos pacientes con cáncer, evaluados en un centro de referencia llamado Moffitt, en los que se detectó por electrocardiograma (ECG) ritmo de FA o aleteo auricular en un entorno intra o extrahospitalario, fueron analizados de forma retrospectiva.

Se describieron los porcentajes de anticoagulación en este subgrupo de pacientes de acuerdo a su perfil de riesgo de embolia y de sangrado, basado en los scores de CHADS- VASC y HAS – BLED respectivamente. Utilizando un modelo logístico de análisis multivariado para identificar variables independientes asociadas con la prescripción de anticoagulantes.

La prevalencia de FA o aleteo detectada por ECG fue 4.8 % (472 pt). La media de score CHADS- VASC fue de 2.8 +- 1.4. Dentro de los pacientes con un score de CHADS-VASC ≥ 2 y HAS- BLEED < 3, el 44.3 % no recibió anticoagulación, de este grupo, el 18.3 % tuvo un recuento plaquetario < 50.000 /ul. En el análisis multivariado la edad, hipertensión arterial (HTA), accidente cerebrovascular (ACV) y la trombosis venosa profunda (TVP) previa fueron los factores directamente asociados al uso de anticoagulación, mientras que el uso de quimioterapia, sangrado previo, enfermedad renal y la trombocitopenia fueron inversamente relacionados con el uso de anticoagulantes.

Casi la mitad de los pacientes con cáncer y un riesgo de embolia elevado no recibieron tratamiento anticoagulante. En adición a los predictores conocidos, el uso de quimioterapia está inversamente relacionado al uso de anticoagulantes.

Comentario

La oncología ha avanzado en los últimos años, llevando a una expectativa de vida mayor que en otros tiempos, lo que incrementa las chances de sufrir complicaciones cardiovasculares, entre otras, arritmias como la FA y el aleteo auricular, siendo el ACV uno de los principales factores de riesgo evitables con terapia anticoagulante. Su prevalencia varía de un 2% a 15%, y en una población seleccionada se demostró que su prevalencia sin cáncer es de un 20 % y se eleva a un 27 % con cáncer, demostrando lo complejo de este escenario clínico en donde no existen normas claras y, además, es raro encontrar este perfil de pacientes en los ensayos clínicos o en los registros de vida real.

En un centro monovalente oncológico se detectó, en una población de 9847 pacientes, un 4.8% de pacientes en ritmo de FA o aleteo auricular por ECG, y utilizando los clásicos score CHADS- VASC y HAS- BLED se analizaron los patrones terapéuticos de anticoagulación en esta población seguida de manera retrospectiva en un entorno intra y extra hospitalario.

De este grupo de pacientes, sólo 213 (o sea 45.1 %) recibió anticoagulación y el resto no.

De este subgrupo, la mayor edad, mayor porcentaje de HTA, mayor frecuencia de historia de FA y un score de CHADS VASC > 2 fueron más frecuentes en aquellos que recibieron anticoagulación; mientras que la quimioterapia, score HAS BLED > 3 y cáncer hematológico fueron más frecuentes en aquellos que no recibieron anticoagulación.

El 38 % recibió Warfarina y el 52 % DOAC (47 % rivaroxabán , 42 % apixaban , 9 % dabigatran y 2 % edoxaban) .

De los 296 pac. elegibles para anticoagulación, al tener un score CHADS VASC > 2 y un HAS BLED < 3, el 44.3% no recibió anticoagulación. Los factores asociados al uso de anticoagulantes fueron la edad, HTA, ACV previo y TVP; mientras que los factores que no se asociaron con su uso fueron la quimioterapia, el sangrado previo, la enfermedad renal y la trombocitopenia.

Si bien las limitaciones de esta publicación son, entre otros, que se trata de un registro retrospectivo, que el poder estadístico de la muestra lógicamente no es el ideal, que la tasa de FA parece más baja (teniendo en cuenta que es una detección única con un registro ECG), que el seguimiento no es de un tiempo suficiente por la patología de base, y por último, tal vez los scores CHADS -VASC y HAS- BLED no sean lo más representativos en una población oncológica, pero a la fecha, son la única manera de cuantificar el riesgo.

Pese a todas, las limitaciones enunciadas, es preocupante que casi la mitad de los pacientes que deberían recibir tratamiento anticoagulante no lo hicieron, y muestra una vez más que existen un número de condiciones especiales no contempladas ni en los ensayos clínicos o de vida real, en este caso los pacientes oncológicos, que nos hace extremar nuestros recursos, para lograr proteger a este subgrupo de pacientes de una patología tan devastadora como el ACV, en una era terapéutica oncológica que permite extender la expectativa de vida con el consiguiente riesgo de patologías asociadas, hecho que nos demuestra que nuestros esfuerzos terapéuticos deben hacerse más allá de las guías terapéuticas, dentro de un entorno multidisciplinario de oncólogos, cardiólogos, internistas y hematólogos para darles el mejor tratamiento posible a estos pacientes.

Ver link AQUI

Posts Carousel

Deje un comentario

Registrese para comentar. Sus e-mail no será publicados

Cancel reply