Limitaciones en el uso de algoritmos diagnósticos de Taquicardia con QRS ancho aplicados por médicos no-cardiologos

Limitaciones en el uso de algoritmos diagnósticos de Taquicardia con QRS ancho aplicados por médicos no-cardiologos

He leído el manuscrito del interesante trabajo de Adam M. May y colaboradores, próximo a publicarse en el prestigioso Journal of Electrocardiology, sobre las limitaciones de los algoritmos de análisis de electrocardiogramas (ECG) en el diagnóstico de taquicardias con QRS ancho cuando son usados por no especialistas en cardiología. Es cierto lo que escriben los

He leído el manuscrito del interesante trabajo de Adam M. May y colaboradores, próximo a publicarse en el prestigioso Journal of Electrocardiology, sobre las limitaciones de los algoritmos de análisis de electrocardiogramas (ECG) en el diagnóstico de taquicardias con QRS ancho cuando son usados por no especialistas en cardiología.

Es cierto lo que escriben los autores respecto a que, generalmente no son cardiólogos los que deben hacer el dignóstico preliminar y el tratamiento precoz de una Taquicardia con QRS ancho y diferenciar si se trata de una taquicardia ventricular (TV) o de una taquicardia supraventricular (TSV) con QRS ancho. También es cierto que los algoritmos de Verekei aVR y de Brugada son los más útiles y reconocidos para diferenciarlas.

Por lo tanto, los autores reclutaron a tres médicos residentes de medicina interna y los hicieron analizar en forma prospectiva, de manera ciega, 273 ECG’s de 190 pacientes con taquicardias con QRS ancho, para que las analizaran con los algoritmos citados y luego efectuaron un análisis bayesiano de los resultados.

Los tres médicos residentes tuvieron una Sensibilidad diagnóstica del 67,8 % y una Especificidad diagnóstica del 76,8 % usando ambos algoritmos. El algoritmo aVR tuvo una sensibilidad y especificidad general del 92,2 % y 32,1 %, respectivamente, en la identificación de TV. El algorimo de Brugada, por su lado, tuvo una sensibilidad y especificidad general del 88,9 % y 59,2 %, respectivamente, en la identificación de TV.

El análisis bayesiano de ambos algoritmos alcanzó modestos valores predictivo positivo (aVR 66,5 % y Brugada 76,1 %) predictivo negativo (aVR 66,5 % y Brugada 76,1 %).

Ahora bien, el uso de ambos algoritmos logró, en general, valores modestamente favorables de valor predictivo positivo (aVR 66,5 % y Brugada 76,1 %) y valores predictivos negativos (aVR 73,8 % y Brugada 78,5 %).

Los autores concluyen que los no cardiólogos que usan correctamente ambos algoritmos no revisan con mayor detenimiento los ECG para distinguir entre TV y TSV con QRS ancho y que deben dearrollarse nuevos métodos para que los no cardiólogos puedan diferenciar las taquicardias con QRS ancho. Obviamente, con los pies “en la trinchera” tratando de salvar una vida, es difícil “leer” un ECG (generalmente defectuoso) con detenimiento.

Esto es una clara demostración de que con algoritmos que llevan años de validación se puede publicar un trabajo de calidad.

Sin embargo, pese a la calidad metodológica del mismo, tengo algunos puntos remarcables al respecto, que paso a enumerar:

1- En primer lugar, me asombra que con tan sólo tres médicos residentes hayan podido arribar a esas cifras en análisis bayesiano. Si fuesen al menos 30, de diferentes centros, tengo la certeza de que la Sensibilidad y Especificidad de los algoritmos citados probablemente hubiesen sido muy superiores.

2- En segundo lugar, como bien señalan los autores, podría crearse un nuevo método o algoritmo de diagnóstico de Taquicardias con QRS ancho, incluso podrían programarse nuevos equipos de ECG para diagnóstico de certeza en base a la Inteligencia Artificial, cosa que descarto estarán haciendo en este momento.

3- Si bien pudiesen lograrse los dos puntos precedentes, no debemos olvidar que según el último NEJM Catalyst los médicos norteamericanos sufren (al igual que en la Argentina) un mínimo de 25 % de Síndrome de Burnout. ¿Podemos exigir más a los médicos no cardiólogos? Creo que no, sería muy peligroso para la Salud Pública.

4- Siempre he aplicado los protocolos eAVR y Brugada. Nunca tuve problemas, como tampoco los alumnos de Posgrado que he formado. No veo el motivo de intentar crear otro protocolo distinto. Si lo logran y demuestra ser superior, bienvenido sea.

5- Como opinión personal final, yo tengo el mío propio: “Choque primero, pregunte después”. Con el paciente vivo y estabilizado se trazan luego los protocolos de asistencia de “Medicina Basada en el Paciente”.

Colegas: Sigamos avanzando a ciencia y conciencia. Usemos (por ahora) lo que está probado, validado y se puede reproducir en el manejo diario. Nuestros pacientes se lo merecen.

 

Posts Carousel

Deje un comentario

Registrese para comentar. Sus e-mail no será publicados

Cancel reply

Últimas noticias


TWITTER